La temporada Piscis es el momento de cerrar un ciclo que representa el fin del año astrológico, ya que es el signo número 12 del Zodiaco y uno de los más difíciles de entender.

Si bien representa un cierre, no es un final propiamente dicho sino que es más bien una transformación, una mirada hacia adentro para conectarse con todo lo que fue sucediendo durante ese ciclo que culminó y que había comenzado con la pandemia. 

Piscis, al ser el número 12 del Zodiaco, incluye a los otros 11, por eso lo de mirar hacia adentro y a la vez alrededor. Observar qué nos trae el entorno, qué está pasando con la sociedad y cómo se sienten los demás, porque lo colectivo nos está atravesando cada vez más.

Cómo influye Piscis a todo el Zodiaco

En esta temporada, Piscis nos contagia con la empatía, nos invita a ponernos en los zapatos de los demás. A veces no prestamos atención a las necesidades de los otros porque andamos distraídos o ensimismados en nuestros propios problemas y, tal vez, alguien nos pide ayuda a gritos solo con su mirada y no somos capaces de darnos cuenta.

En ocasiones, hay que apagar un poco el ego para que Piscis crezca y se conecte con los demás. Si todos cedemos un poquito, se empieza a achicar esa brecha vertical y comienza a acercarse a un plano mucho más horizontal. 

Nos encontramos en un momento doloroso como humanidad y es necesario que podamos empezar a empatizar con otras realidades y a romper las barreras del sistema, achicar la brecha de los privilegios y agrandar la del compartir. 

Significado de la casa 12 en esta temporada Piscis

Puede ser que al mirar tu carta natal veas que no hay nada de Piscis en ella pero también hay que considerar otras cosas. Por ejemplo, la casa 12 (Piscis) es la casa del retiro y del aislamiento, como una cuestión más espiritual y otros componentes a mirar pueden ser Neptuno, Marte y Venus. 

Luna en Piscis

Las personas con Luna en Piscis tienen una cuestión con la infancia y con lo que tiene que ver con lo interno y con cómo se sienten seguros en este modo Piscis. En general, hay una infancia cargada de componentes muy piscianos como son la fantasía y los sueños. 

No hay mucha comunicación explícita con la familia pero intuitivamente se percibe, se da cuenta cuando algo está pasando. Desarrollando esta intuición pisciana desde muy pequeños, a lo largo de la vida puede traer muchos talentos. 

Equilibrar los talentos de la Luna, recurrir a las herramientas

Un gran talento de la Luna es poder percibir y absorber todo lo que está en el entorno pero eso también puede traer mucha confusión. Ser esponja de todo lo que les rodea puede hacer que uno se pierda en los demás o en las propias fantasías, entonces está bueno ver cómo se combina con el resto de la carta para encontrar un componente que ayuda a poner límites.

Prestar atención a toda la carta natal para poder recurrir a las herramientas que nos ayuden a enraizar y volver a la realidad. Tomar de ella la herramienta que necesito para la tierra, el fuego y el aire que nos harán ver las cosas más desde afuera del agua.

Hablemos de los planetas

El Sol se está uniendo cada vez más a Neptuno, el planeta regente de Piscis, y luego se le van a sumar la Luna y Venus.

Todos estos planetas se ocupan de lo interno, de lo receptivo, de lo amoroso y de lo espiritual. El Sol, iluminándolos, puede atraer nuestra mirada hacia allí. Estamos transitando un tiempo de mucha receptividad donde lo interno, lo espiritual, lo artístico y lo sensible van a ocupar el centro de la escena.

¿Qué nos puede suceder estos días?

Interiorización: observar qué sucede en tu mundo invisible, el emocional. Buen momento para iniciar terapia, una sesión de tarot, reiki o conectar con los sentimientos.

Arte: la inspiración pisciana viene de los lenguajes no convencionales. Es tiempo para pintar, dibujar, escuchar música, tocar algún instrumento o escribir historias de ficción.

Empatía y compasión: amor en acción. Podés aprovechar para sumarte a alguna causa colectiva que te resuene.

Sueños reveladores: ¡anotalos!, puede haber mucha información del subconsciente que sale a través de este recurso.

Meditación: Ideal para empezar a meditar o reconectar con esa experiencia.

⚠️ Evasión: irte a mundos de fantasía es mejor que ver el mundo como es, por eso también pueden aparecer los excesos de sustancias, siestas o algún contenido visual.

⚠️ Idealización: sin que te des cuenta, podés atravesar muchas decepciones por haber fantaseado de más, aunque también te caigan muchas fichas sobre expectativas que exageraste.

⚠️ Desorden: falta de organización, muy poca percepción del afuera y la realidad.

⚠️ Proyecciones: prestá atención a lo que decís a los demás, puede haber mucha información sobre lo que te pasa a vos.

También hay mucha energía Acuario que nos vuela más y nos puede sobrecargar mentalmente. La clave es observarnos y compensar con el opuesto: Virgo. Alimentarnos de forma ordenada y mantener rutinas sanas pueden ayudarnos a que todo esto lo vivamos con consciencia y podamos generar conexiones internas muy hermosas.

¿Cómo se sienten estos días? 

Pueden dejarnos sus dudas y comentarios aquí abajo y no se olviden de seguirnos en nuestras redes sociales y suscribirse a nuestro canal de YouTube.