Seleccionar página

Si tienes conocidos a los que les gusta la astrología seguramente hayas escuchado hablar del “signo ascendente”. Aquí te explicamos qué es y por qué es tan importante saberlo.

 

A diferencia del Sol, que es el que más conocemos ya que es determinado por nuestro mes de nacimiento (el Sol pasa 1 mes en cada una de las 12 constelaciones = 12 meses = 1 año), o la luna, que pasa 2 días o 2 días y medio en cada signo (el ciclo lunar dura 28 días), el ascendente se calcula con la hora del día en que naciste.
 

El ascendente en astronomía

Seguramente esto no sea ninguna novedad para ti: la tierra gira alrededor del sol pero también gira sobre su propio eje, y en ese giro (que sería lo que llamamos “día” que dura 24 hs), aquí si viene lo novedoso: va pasando por las 12 constelaciones. Es decir que cada 2 horas estamos “mirando” hacia una constelación específica en el horizonte.

Esto varía según la época del año: cuando el sol está en Aries, la tierra mira hacia Aries al amanecer, a las 2 horas pasa a mirar a Tauro, luego a Géminis, y así sucesivamente. Cuando el sol esté en Cáncer, miraremos a Cáncer en el amanecer.

Por eso es muy importante para la astrología saber la fecha, el lugar y la hora de tu nacimiento. Con ella vamos a poder calcular qué constelación estábamos mirando en el momento de nacer y se toma como un momento de suma importancia ya que es el momento de nuestro primer respiro, separado de la energía de nuestra madre biológica.

mapa

El ascendente en astrología

Se dice que el ascendente es la imagen que presentamos a los demás, es cómo nos ve el mundo, la expresión de la personalidad. Es para nuestra personalidad aún más importante en peso que el sol y la luna.

Así como el signo del sol o de la luna ya los tendremos asimilados desde adolescentes, el ascendente se irá desplegando a lo largo de la vida, y logrará su máxima expresión en la edad de 28/29 años.

El signo ascendente viene a mostrarnos una energía que necesitamos adquirir para seguir nuestro paso en el mundo. Es la forma en que percibimos las circunstancias que vienen de afuera y también las internas. Así, un ascendente en Piscis percibirá que tiene que agregar más emotividad a su vida, un ascendente en Acuario que tiene que traer más desapego, un ascendente en Aries vendrá a traer más energía y empuje, y así sucesivamente. Esto nos puede generar una crisis al momento de irse incorporando pero veremos que luego, combinado con el sol, la luna y los demás planetas nos da una combinación que hace que seamos únicos e irrepetibles. Claro, sabemos que puede haber gente que haya nacido a unos minutos de distancia nuestros, pero nunca va a haber vivido la misma experiencia, los mismos padres, la misma escuela, etc.

Además, el ascendente es el punto de partida de nuestras casas astrológicas. Es muy importante porque cada casa astrológica marca un ámbito de la vida (la identidad, las posesiones, la comunicación, la familia, los hijos, la salud, etc) y así veremos cómo están ubicados los planetas en cada una de nuestras casas y podremos darle una interpretación.

En este enlace puedes calcular tu signo ascendente.
Comenta contándonos tu ascendente, sol y luna y cómo lo sientes! 🙂