Venus, retrógrado en Géminis, es el planeta que se lo relaciona con el goce y el placer, con elegir lo que nos gusta para vincularnos y ahora está en Géminis, que es un signo de aire racional y desapegado.

Tiene que ver con lo que gozamos, qué vínculo tenemos con esto del goce y cuán capaces somos de disfrutar a las personas con las que nos vinculamos. Venus no retrograda todo el tiempo como Mercurio que lo hace cuatro veces por año, Venus retrograda una vez cada año y medio.

Retrogradación de los planetas

Algunos planetas, cada un determinado tiempo, detienen su movimiento y retrocedes. Esto se llama movimiento aparente retrógrado pero es más conocido como retrogradación de los planetas

Todos los planetas que retrogradan traen una revisión de todo lo que tenga que ver con el goce, el disfrute, el placer. Es como una revisión de uno mismo, de cuán capaz soy de disfrutar de mí y qué tan contento estoy con quien soy, cómo luzco, cómo me veo.

Es como una especie de cuestionamiento interno de hasta cuánto necesito al otro para mi propio goce y cómo yo me conecto conmigo mismo para entender o saber qué es lo que me gusta, cómo puedo darme placer. Venus retrógrado en Géminis nos estimula en el proceso de cómo nos relacionamos con nuestros recursos emocionales y afectivos.

Vínculos y relaciones

Como Géminis es un signo muy curioso nos muestra varios caminos para vincularnos. A través del intercambio de conocimientos encontraremos un valor más profundo en nuestras relaciones afectivas dándoles un nuevo significado.

Debemos entender que todos necesitamos involucrarnos, conectarnos con otros intercambiando pensamientos. Es momento de revisar nuestras relaciones afectivas para mejorarlas, darle más valor al otro logrando un intercambio de lo mejor que cada uno tiene para darle al otro.

El verdadero valor se determina a través de los vínculos con los demás.

Hacerse cargo y descubrirse

Muchas veces Venus también es proyección o sea esto de que cuando no nos hacemos cargo de una energía, la buscamos en el otro y tratamos de vincularnos para encontrar allí eso a lo que nosotros no podemos acceder.

La retrogradación trae a la luz algo que ya estaba ahí y no lo podíamos ver. Es como hacer una retrospectiva del último año y medio, de cómo estuve vinculándome. Es un trabajo personal.

Este Venus en Géminis tiene que ver con la apertura sexual. Géminis tiene que ver con eso, con esa temática de abrir la cabeza. 

Temporada Géminis

La temporada Tauro que ya terminó, tenía que ver con esto de ralentizar, de encontrarse con los sentidos, con los placeres, con los olores, con el tacto, con la vista pero ahora que se viene la temporada Géminis con Venus, trae lo que tiene que ver con esto de recolectar información, explorar, investigar.

Este es un momento propicio para la reflexión sobre cómo nos integramos con nuestros valores. Hay que bajar las expectativas y el idealismo en nuestros vínculos para evitar desilusiones. El sentido práctico de Géminis nos ayuda a aclarar el panorama. 

La energía de la creatividad, la energía vital y la energía sexual son la misma energía que se van potenciando entre sí. Cuanto más flexible y más abierto uno sea, todo se vuelve más mágico, siempre respetando lo que cada uno quiera.

Si quieren ampliar esta información, los invitamos a ver el podcast de Venus retrógrado o bien pueden dejarnos sus comentarios aquí abajo. 

¡Queremos saber su opinión!